En el mundo del perro aún quedan muchas cosas por descubrir, por hacer, pero este es uno de esos proyectos que te alegra y mucho cuando los lees.
Ya hace algún tiempo conocía de la existencia de este tipo de perros entrenados para proteger a mujeres maltratadas y quiero darlo mas a conocer ya que merece la pena!.
Y es que la violencia de género no es una cosa para tomársela a broma y cualquier avance en la desaparición de este tipo de sucesos es mas que bienvenida.

La fundación Mariscal es la responsable de este proyecto que se encarga de darle a la mujer maltratada la posibilidad de poder avisar a la policía y que no esté sola en esos escasos minutos que pueden marcar la diferencia entre vivir o morir a manos de ese maltratador, esos minutos que no han tenido las muchísimas mujeres asesinadas.

Angel Mariscal, el creador de la fundación, cuenta en esta noticia como empieza y que beneficios hay para la víctima:

“Aunque esto empezó como un programa de protección, en seguida nos empezamos a dar cuenta de que es alucinante la cantidad de beneficios que aporta el perro, más allá de repeler las agresiones. También para la subida de autoestima, el empoderamiento, el recuperar la vida, el obligarlas a salir a la calle, el relacionarse con otras personas…”

pepos1

Estos perros son sin duda una ayuda de incalculable valor y que ni siquiera hacen mas daño del necesario (aunque los agresores merezcan lo peor) ya que lo que hacen es de “ariete”. Llevan un bozal que, en un impacto directo, consigue apartar al agresor a la orden de la mujer.  Se les entrena para que su sola presencia disuada a los maltratadores, y protejan a las víctimas en caso de que los hombres no respondan a los avisos, repeliendo la agresión. Son perros super sociables, que están entrenados para ese momento, el resto del tiempo son perros normales, con las capacidades de un perro doméstico normal y con el que estas mujeres vuelven literalmente a vivir la vida de nuevo sin miedo a encontrarse con ese maldito agresor,

La mujer que reciba a un “pepo” es entrenada por la asociación para que pueda usarlo de forma fiable y responsable, se le da de forma completamente gratuita y el coste es asumido por la fundación.

Desde aquí personalmente doy las gracias a la fundación por este bonito proyecto y esperemos que sea lo más grande y provechoso posible. En este mundo hacen falta mas personas como ellos y también mas perros que nos ayuden a superar estas situaciones tan desagradables que por desgracia son el día a día de muchas mujeres en este país y en el resto del mundo.

Para leer más acerca de esto, copio los enlaces de un par de noticias:

El Mundo
El País

Anuncios